¿Qué tan preparado estás hoy día para
asumir el reto de ser un Líder?


"Completa el test y obtén un análisis
personalizado de tus respuestas
en sólo minutos"

(Asegúrate de tener el volumen en alto para que
escuches el mensaje de bienvenida)


Las siguientes son situaciones aproximadas.
Elige la que más se acerque a tu propia realidad.
1) ¿Con qué frecuencia te reúnes con tu equipo para evaluar su nivel de satisfacción con la manera en que se están haciendo las cosas?
  Nunca o sólo cuando aparece alguna crisis.
  Una vez al mes.
  Una vez a la semana.
2) ¿Cómo describirías el trato que le das a tu gente?
  Me da igual. Soy su jefe, no su psicólogo.
  Con cortesía. Uno debe guardar siempre distancia con los empleados.
  Con gran respeto. Les demuestro mi aprecio y mi valoración.
3) ¿Qué tan a menudo le recuerdas a tu equipo la trascendencia de su trabajo?
  Nunca. Ya es trascendente tener empleo.
  Cuando me interesa obtener un rendimiento extra.
  Permanentemente. Es vital que se sientan orgullosos de lo que hacen.
4) ¿De qué manera le comunicas a tu equipo que eres un gerente confiable?
  Yo soy el jefe. Se supone que estoy aquí porque soy confiable.
  De acuerdo a cada situación, si es necesario.
  Con palabras y con hechos. Para poder exigir confianza, yo debo dar el ejemplo.
5) ¿Cómo es la relación con tus colaboradores?
  ¿Cuál relación? Son mis empleados, no mi familia.
  Estrictamente profesional. La distancia es necesaria para mantener el respeto.
  Invierto permanentemente en fortalecer los vínculos interpersonales.
6) ¿Qué tanto necesita tu gente ser supervisada?
  Mucho. Si quieres que algo salga bien tienes que vigilarlo muy de cerca.
  Depende de la tarea. Las tareas delicadas requieren mi supervisión directa.
  Muy poco. Confío en sus capacidades para enfrentar cualquier desafío.
7) ¿Necesitas recurrir a tu autoridad y tu poder para que tu gente actúe?
  Siempre. Para eso soy el jefe. De otro modo no hacen nada.
  De vez en cuando. Con ciertas personas o cuando necesito mayor compromiso.
  Nunca. Todos conocen sus atribuciones y las asumen con orgullo y entusiasmo.
8) ¿Con qué frecuencia renuevas el personal de tu equipo?
  Muy a menudo. Es un desperdicio invertir en gente que no sirve o no se ajusta.
  Regularmente. Si alguien falla en un par de oportunidades, es mejor buscar a otro.
  Casi nunca. Es más costoso cambiar de personal que retenerlo e invertir en él.
9) ¿Le das a tu gente oportunidades para poner a prueba su talento?
  Los contratamos porque tenían talento. Basta con que hagan su trabajo.
  A veces. Sólo si la delegación no supone ningún tipo de riesgo para mí.
  Permanentemente. Su expansión personal impacta la expansión del negocio.
 



©2007 - 2010 Forja & Alcalá Empowerment Intl., Inc. Todos los Derechos Reservados.
 

Powered by
Opt-in Quiz Generator